Poesía:

 

 

Perdonen que hoy no esté jovial.

Editorial Benchomo, 2001.



"No es verdad que los dioses quieran hundirnos."

 

 






 

Cerca de lo lejano.

Editorial Benchomo, 2006.



"¿Dónde mora el olvido de ceniza

y purpúrea vela

henchida por los aires que al trirreme

empujan, del romano,

y a las naves griegas?"

 



 

 Mar cifrado.

Ediciones Idea, 2009.

 


"Eje del mundo

Mástil hundido

en rojo de lagar

Uñas corinto

del pie que pisa

el desierto del

alacrán y la nieve

sobre la uva"

 


 

Necesidad de Orfeo.

Escritura entre las nubes, 2015.



"El mirlo no conoce el horizonte al fondo de los        [hombres

a cuya huerta azul nunca se llega,

sus piruetas no nacen de impulsos que saben    [insaciables."


 


Novela:

 

 

 Niebla solar

Editorial Baile del sol, 2009.

 


Un psicólogo con su caso; episodios significativos de la vida de esa paciente y sus elucubraciones sobre los más próximos, su decepción, de rango existencial, por quien encarnaba la coherencia y lealtad supremas; las meditaciones sobre la Bondad o Dios, el fracaso y el material de que estamos hechos por decisión inexorable de nuestro, y ajeno a la vez, destino.

 

 

 

 

 Merodeadores de orilla.

Ediciones Aguere - Idea, 2012.

 

 

En esta novela, merodeadores son los que no encuentran cómo permanecer en sí mismos. Sin meta precisa, faltos de sosiego, rondan las orillas de la realidad cotidiana, ese límite a otra clase de mundo. Pero, como equilibrio del conjunto, como contrapunto vital, otros humanos de esta historia buscan la duración, son poseídos por el entusiasmo y el amor, por el deseo de estar presentes en las tareas de la vida.

 

Personajes, unos sencillos y otros extravagantes, viven en el mismo edificio de una ciudad costera. Durante un tiempo, estarán pendientes de un suceso problemático cuya solución parece  eliminar la casualidad. Pues, ¿conocemos las últimas leyes que rigen lo real? ¿Cuánto de fortuito y cuánto de propiciado hay en los hechos? La búsqueda de otras explicaciones ocupa a los que no aceptan una respuesta convencional.


 Aquí puedes leer las palabras de la escritora sobre su propia novela: Merodeadores de orilla.


 

 Divisa de las hojas.

Ediciones Aguere - Idea, 2014.

 


Los personajes de esta novela se mueven en un ámbito marcado por la precariedad, pero también por unas pocas certezas y la oportuna resistencia de su juventud. 

Ayuda a sostener sus vidas la columna de la amistad, que aquí supera su condición de aderezo agradable de la vida. Y como no podía ser menos, en el horizonte de todos esa enajenación que hunde o eleva, el amor, con su carga de ilusión, desasosiego y fracaso.



Muy atrás en el tiempo, una historia de abandono del hijo en el altar de lo conveniente, se entrelaza con la que ocupa el primer plano del escenario, que transcurre en 1946.

Al fondo, una naturaleza que ofrece sus arcos y sus bóvedas boscosas y, pacientemente, espera nuestra llegada.



Relatos:


 

Perdidos en las redes.

Editorial Benchomo, 2000.

 

 









 Sociedad sapiens.

Editorial Baile del sol, 2005.

 

 

Los protagonistas son humanos, y también, animales. Como en los antiguos relatos -ya se sabe que no hay nada más moderno que lo antiguo-, estos hablan. Y son sabios, estudiosos, mucho más que la mayor parte de los hombres. Los animales escrutan a la especie humana, lanzan hipótesis sobre su naturaleza, se asombran de sus invenciones y se ríen de las tonterías que fabrica su orgullo. Se ríen sobre todo de aquellos que, indignados con la corrupción que reina en el mundo, se comportan como déspotas perfectos en el pequeño reino de su responsabilidad.